sábado, 11 de enero de 2014

Amanecer desde El Mirador de Cuatro Cañones en Las Palmas de GranCanaria


Espectacular amanecer desde El Mirador de Cuatro Cañones en Las Palmas de Gran CanariaEspectacular amanecer desde El Mirador de Cuatro Cañones en Las Palmas de Gran CanariaEspectacular amanecer desde El Mirador de Cuatro Cañones en Las Palmas de Gran CanariaEspectacular amanecer desde El Mirador de Cuatro Cañones en Las Palmas de Gran CanariaEspectacular amanecer desde El Mirador de Cuatro Cañones en Las Palmas de Gran CanariaEspectacular amanecer desde El Mirador de Cuatro Cañones en Las Palmas de Gran Canaria
Espectacular amanecer desde El Mirador de Cuatro Cañones en Las Palmas de Gran CanariaEspectacular amanecer desde El Mirador de Cuatro Cañones en Las Palmas de Gran CanariaEspectacular amanecer desde El Mirador de Cuatro Cañones en Las Palmas de Gran CanariaEspectacular amanecer desde El Mirador de Cuatro Cañones en Las Palmas de Gran CanariaEspectacular amanecer desde El Mirador de Cuatro Cañones en Las Palmas de Gran CanariaEspectacular amanecer desde El Mirador de Cuatro Cañones en Las Palmas de Gran Canaria
Espectacular amanecer desde El Mirador de Cuatro Cañones en Las Palmas de Gran Canaria

La ciudad de Las Palmas se deja ver, se deja observar muy bien, en la decena de miradores que no están en ninguna ruta turística, los que se asoman y se descuelgan sobre los lomos que se reparten por su desigual geografía urbana.
Miradores ocasionales que son un guiño a unas imágenes de postal que los turistas no se imaginan. Miradores de barrio, para unas visiones cotidianas insospechadas por los turoperadores.
Las Palmas de Gran Canaria es una ciudad repartida en dos alturas, una Ciudad Alta y una recientemente denominada Ciudad Baja, por oposición.
Un frente con un denivel de hasta casi cien metros de altura construido por las coladas de viejos volcanes holocenos, por las acumulaciones de sedimentos de barrancos de diferentes épocas que han creado el escenario para partir la ciudad en dos alturas y para crear las condiciones ideales para jugar a pájaros y ver desde las alturas.
Una ruta imaginaria de sur a norte pondría sobre el mapa hasta siete miradores ocasionales visitables.
Uno en los altos de San Juan, otro en los del barrio de San Roque, un tercero sobre un extremo de las alturas del Castillo de San Francisco, un cuarto en el final de la subida de San Antonio, un quinto en el barrio de Cuatro Cañones, otro más sobre el lugar del viejo Hospital Inglés en Ciudad Alta y un último que podríamos llamar el de la contramirada, en las Casas de Las Coloradas en La Isleta.
Fuente información y leer más : http://www.urbelaspalmas.com/siete-miradores-para-dos-alturas/
Fotografías : http://elcoleccionistadeinstantes.net/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada